Fanáticos

¡Qué susto que lo de Suárez se diera en algo distinto al fútbol, y qué iluso que nuestra sociedad fuese lo que es nuestra selección! Se trata de un hombre muy hábil en su oficio, con talento e inteligencia. En un país acostumbrado a la defensa, a aguantar con estoicismo violentos ataques sin derrumbarse, este hombre se destaca en cambio por su capacidad de ataque. Pronto, por supuesto, se convierte en el ídolo de una afición necesitada de eso, de tomar la iniciativa, de dar un golpe. No más aguantar, no más tolerar los ataques del oponente y resistir con coraje. Es hora de trabajar por recobrar la ilusión como país, el optimismo, la confianza. Su lucha no es mesurada. Él se hace moler por su

Designed by Leopoldo Fergusson and Catalina Murcia Alejo