Designed by Leopoldo Fergusson and Catalina Murcia Alejo

¡No a la impunidad para los ricos rasos!

May 22, 2016

El mundo no es el que debería ser. Fue y será una porquería, ya lo sé. Pero aunque sea como aspiración no está de más recordar que, en teoría, cuando vivimos en una sociedad que se dice democrática cada quien tiene que hacer su parte. El contrato social obliga al Estado a estar al servicio del bien común, al gobierno a rendirle cuentas a la sociedad, y a los ciudadanos a cumplir con sus obligaciones y a respetar la ley.

 

Ninguna sociedad sigue este contrato ideal al pie de la letra. Los colombianos, desde la colonia, nos acostumbramos a que se obedece, pero no se cumple. Ejemplos sobran. Usted los ve a su alrededor cada día, y con razón se indigna y molesta...

 

Leer artículo completo en La Silla Vacía

Please reload