Economistas: antes y ahora

Armando Montenegro amablemente me menciona como parte de la sangre nueva de la profesión en Colombia.

Continúe leyendo en El Espectador.