Ni liebre ni tortuga

El gobierno no tiene un tablero de control transparente sobre el avance de las vacunas. Por fortuna, algunos ciudadanos excepcionales compilan la información y hacen las gráficas amigables del avance, como Silvana Zapata Bedoya, Rafael Unda y Pilar Sáenz.

El resultado no es nada alentador. En cuestión de días, el cuello de botella en Colombia pasó de ser la cantidad de vacunas disponibles (aún muy escasas) a la lentitud en su distribución.


Siga leyendo en La República.

Designed by Leopoldo Fergusson and Catalina Murcia Alejo