Turismo de vacuna

Muchos latinoamericanos con recursos viajan a Estados Unidos a ponerse la vacuna que sus países aún no ofrecen. ¿Está bien? ¿Está mal?


Una pequeña digresión filosófico poética. Sugiere que el tema sí es problemático. Pero si eres utilitarista-consecuencialista y lo vas a hacer, ¿hay una salida? Según esa perspectiva, donar un monto equivalente al costo del viaje para apoyar a los que sufren por la pandemia y no pueden viajar no es lavar la conciencia, sino una opción éticamente superior a viajar y punto. Teniendo presente que muchos viajarán tengamos las discusiones éticas que tengamos, ¿puede ser también una salida más práctica que solo indignarnos y luchar (que hay que hacerlo) por una corrección de un sistema injusto de distribución de vacunas que puede tardar en cambiar?



***


Fue Bernardo el primero en contarme casualmente

Que se iba para Miami como hace toda la gente

Y yo no tuve valentía pa decirle desubicado

¿Viejo toda la gente? ¡Ay dónde estás parado!


Yo no sé si está bien, yo no sé si está mal

Me lo pienso y no logro descifrar

Pero ya estoy agotado

Quiero ver para otro lado

Pues al cabo yo no lo puedo cambiar


Jeremías dice que no tiene nada de malo

Así te estás cuidando, y a nadie le haces daño

Cuando menos abres cupo pa’ algún otro ciudadano

Y frenas el contagio, y así echas una mano


Emanuel alzó la voz contra un sistema injusto

Si viajas hay vacuna, si no a vivir con susto

Con lo que pagas por pasaje y por tu accommodation

serían miles de almuerzos, pal hambre de esta nation


Yo no sé si está bien, yo no sé si está mal

Me lo pienso y me lo pienso y no logro descifrar

Pero ya estoy agotado

Quiero ver para otro lado

Pues al cabo yo no lo puedo cambiar


Bernie se fue para Miami

En Texas se chuzó Samy

Cata en la gran manzana

Donde la tía y la hermana

Jero aprovechó pa’ broncearse

Y su cell phone actualizarse

Cuando llegaron de regreso

El tráfico estaba teso

Por unas tales protestas

Contra medidas funestas

De buenas que no pasaron

Respiraron aliviados

Lo que en el viaje gastaron

Los dejaron apretados

Pero si no eres tonto

Si tuvieras empatía

Donarías el mismo monto

Del viaje al que vive al día